Seleccionar página

Existe
una gran variedad de pruebas que realizamos habitualmente en las clínicas neurológicas de Valencia que
nos sirven de ayuda en el proceso de diagnosticar su problema: Tomografías, electroencefalogramas…
Una de estas pruebas es un electromiograma, una prueba que nos va a permitir
determinar el grado de afectación de una conducción nerviosa con una gran
precisión.  

El electromiograma es la representación gráfica de la actividad eléctrica de
los músculos, actividad que se origina precisamente por las descargas
eléctricas producidas por el nervio encargado de controlar ese músculo. Con
esta prueba los responsables de las clínicas
neurológicas de Valencia
podemos identificar si el problema muscular que ha
motivado la visita de un paciente puede estar causado por un problema
neurológico o si se trata de una afección puramente muscular.

Se trata de una prueba segura, útil y muy sencilla de realizar que además no
origina dolor alguno, si acaso un ligero cosquilleo en el momento en el que se
aplica el electrodo. Es conveniente, durante los cuatro o cinco días anteriores
a la realización de la prueba que el paciente no hay realizado ejercicio físico
de intensidad para que los datos aparezcan con claridad. El especialista te
colocará unos sensores, unas finas agujas, a los que conectará el aparato
encargado de hacer las mediciones.

Este aparato puede medir la intensidad de las descargas que se provocan cuando
eres tú quien contrae voluntariamente el músculo o puede darte una pequeña
descarga para provocar su movimiento. En cualquier caso, la prueba no genera ninguna
molestia, al contrario de lo que ocurría hace unos años que, en algunos
pacientes podía llegar a provocar dolores de media intensidad.

 Ante cualquier problema neuronal el Dr. Lainez Andrés, J.M puede ayudarte.