Seleccionar página

Una convulsión es una contracción violenta e incontrolable de los músculos del cuerpo que produce
sacudidas de brazos, piemas y cabeza. Se acompaña de pérdida de conciencia. Puede haber pérdida
de saliva fuera de la boca, mordedura de la lengua y pérdida de orina.
Una convulsión puede ser debida a muchas causas, como por ejemplo la epilepsia, las enfermedades
cardiovasculares, cerebro-vasculares, tumores, abstinencia de fármacos o el alcoholismo. En la
epilepsia las convulsiones se deben a una alteración del cerebro en la que se produce una descarga
cerebral sincrónica de un grupo elevado de neuronas.
La epilepsia no es una enfermedad mental y no es un sinónimo de lesión neurológica seria. Una
persona con epilepsia puede ser tan inteligente o capaz como cualquier otra persona.

¿Qué puede hacer usted ante una convulsión?
Las personas que presencian la convulsión deben procurar mantener la calma y hacer lo siguiente:

  • Evite que el paciente se haga daño: protéjale de la caída y acuéstelo en el suelo, apartando de
    su alrededor los objetos con los que pueda hacerse daño.
  • Procure poner a la persona sobre su lado izquierdo para que, si vomita, el vómito salga hacia
    fuera y no sea aspirado hacia las vias respiratorias.
  • No ponga nada en la boca por la fuerza.
  • No trate de parar los movimientos convulsivos, podría lesionar al enfermo y no sirve de nada.La
    mayoría de las convulsiones no son peligrosas.
  • No necesita llamar a un médico o a una ambulancia, excepto si no se conocen los antecedentes
    epilépticos de la persona o si la convulsión dura más de 10-15 minutos. En estos casos, llame al
    061 o al 112.
  • Cuando la convulsión ha acabado, permita que la persona descanse si así lo desea.

¿Cómo prevenirla?
En la epilepsia, lo más importante para controlar la enfermedad es cumplir estrictamente el
tratamiento. Tome su medicación en la cantidad y horario indicado. Aun con tratamiento correcto
pueden producirse convulsiones.
Para prevenirlas procure hacer lo siguiente:

  • Mantenga un ritmo de sueño estable. Duerma suficientes horas.
  • No beba alcohol. No consuma drogas.
  • No tome medicamentos por su cuenta.
  • Evite los estímulos luminosos intermitentes o los sonidos fuertes.
  • Debe evitar los deportes de riesgo y el trabajo con maquinaria peligrosa.
  • La ley sólo le permite conducir coches si lleva al menos 1 año sin ataques.

¿Cuando consultar a su médico?

  • Si las convulsiones no se controlan con el tratamiento.
  • Si las convulsiones cambian en la forma de producirse.
  • Si no tolera el tratamiento o presenta efectos secundarios.
  • Si está embarazada o planea estarlo. Mientras tanto, no abandone el tratamiento.
  • Cuando le surjan dudas acerca de su enfermedad o su tratamiento.

Dr. Alfredo Gil, neurólogo en IVANN