Seleccionar página

La epilepsia es una de las enfermedades neurológicas crónicas más comunes. Afecta a 50 millones de personas de todas las edades alrededor del mundo, de todas las edades, sexos, razas y niveles de ingresos.

Las personas con epilepsia, con frecuencia son discriminadas en su vida cotidiana o incluso en el trabajo. Todo ello es debido a la ignoracia de la población, con conceptos equivocados al respecto de que es la epilepsia y como es la vida de un epiléptico.

En los países en desarrollo, existe más vulnerabilidad, por falta tanto de conocimientos como de recursos para afrontar la enfermedad, tanto por el correcto manejo por un neurólogo como los fármacos antiepilépticos adecuados para el control de las crisis.

La falta de conocimientos de la enfermedad ocasiona que muchos epilépticos sufran discriminación. Varios ejemplos al respecto serían:

– En una encuesta realizada en China en 1992, el 72% de los padres declararon estar en contra de que su hijo se casara con una persona epiléptica.

– En Indonesia la epilepsia suele consi- derarse como el castigo de fuerzas oscuras desconocidas.

– En Uganda y otros países se considera, que la epilepsia es contagiosa, por lo que no se les deja comer con los demás.

– En la India y China la epilepsia puede ser causa de prohibir o anular un matrimonio.

– Hasta 1980 había Estados norteamericanos que prohibían casarse a las personas que padecían epilepsia.

– Hasta hace treinta años había Estados norteamericanos en los que era legal prohibir a las personas con epilepsia la entrada a restaurantes, teatros, centros recreativos y otros edificios públicos.

– En países desarrollados como Alemania, Italia y Estados Unidos únicamente están empleados la mitad de los pacientes con epilepsia en edad laboral, a menudo en trabajos por debajo de su capacidad potencial.

Por todo lo que se ha nombrado, la OMS en 1997, junto con la Liga Internacional contra la Epilepsia y la Oficina Internacional para la Epilepsia, iniciaron una campaña mundial contra la Epilepsia, llamada «Salir de la Sombra». En el 2008 la OMS presentó su programa de acción para superar la brecha en salud mental, sentándose así las bases para que la OMS ampliara su labor rectora y coordinadora del desarrollo mundial de las actividades sobre la epilepsia.

Recientemente se ha celebrado el 31º congreso internacional de epilepsia, y ha habido una larga lista de reuniones y talleres, enfocados en los aspectos sociales de los pacientes epilépticos.

Los pacientes epilépticos tienen tasas más altas de desempleo. Entre las principales causas están el bajo nivel educativo, los déficit nueropsicológicos, el aislamiento social y actitudes negativas del entorno sociofamiliar y de los empresarios. Por lo cual, a nivel nacional está la ley de Prevención de Riesgos Laborales 31/1995 que protege los derechos de los pacientes epilépticos. Si bien existe una limitaciones profesionales que aseguran la no dicriminación.

Profesiones no permitidas Profesiones no aconsejadas
Profesiones que impliquen tenencia/empleo de armas de fuego (militares, cuerpos
de seguridad). Conducción habitual de vehículos o conductor de transporte público.
Pilotaje de aeronaves y helicópteros. Control o empleo de maquinaria peligrosa. Manejo de sustancias tóxicas o inflamables.
Responsabilidad en circulación aérea, marítima o ferroviaria. Profesiones con vigilancia nocturna o turnos que conlleven cambios en el ritmo de sueño.
Buceadores profesionales. Trabajos en altura, emplazamientos laborales aislados o proximidad a depósitos de agua no protegidos.
Entrenadores de deportes de riesgo.

Para llevar una vida normal, además del trabajo, el realizar deporte es un aspecto que preocupa a muchos pacientes. Las actividades deportivas han demostrado que pueden disminuir la frecuencia de crisis y mejorar la salud cardiovascular y psicológica en estos pacientes, sin embargo algunas prácticas deportivas están desaconsejadas.

Ser recomienda evitar Precisan precaución o supervisión
Buceo Esquí acuático                Vela
Parapente Natación                         Ciclismo
Alpinismo Remo                              Patinaje
Carreras de coches o motos Surf                                 Hípica
Boxeo                                        Gimnasia

Finalmente hablar del gran desconocido, el carné de conducir. El neurólogo deberá de informar al paciente de la limitación o prohibición de conducir vehículos en función del control de las crisis. Además deberá de emitir un informe sobre el estado actual del paciente para la realización del reconocimiento médico. En el informe deberá constar las características clínicas, los tratamientos y en el caso que corresponda el resultado del EEG.

Respecto a las limitaciones de los pacientes epilépticos y la conducción, según las guías de la sociedad española de neurología y el IVANN (Instituto Valenciano Neurociencias ) son las siguientes:

IVANN epilepsia 1 IVANN epilepsia 2 IVANN epilepsia 3

 

Los pacientes epilépticos no deben ser discriminados por su condición, pero si es necesario que sepan las pocas limitaciones que tienen para poder así llevar una vida, lo más normal posible sin incidentes.