Seleccionar página

“¿Qué es la Logopedia exactamente?” Esta pregunta me la han hecho a menudo, debido a que es una disciplina relativamente nueva y todavía un poco desconocida. A continuación me propongo explicar de una forma sencilla a que nos dedicamos los logopedas y en qué consiste nuestro trabajo.

La Logopedia, conocida en América Latina como Fonoaudiología y en el mundo anglosajón como Speech an Language Therapy o Speech and Language Pathology en EEUU, es la disciplina sanitaria que se encarga de evaluar, diagnosticar, y tratar a los pacientes que presenten alteraciones en el lenguaje, habla, voz, comunicación y deglución.

El término logopedia proviene del griego y está compuesto por dos palabras: logos, palabra; y paideia, educación. Por tanto, quiere decir educación de la palabra.

El campo de actuación del logopeda es muy amplio, ya que abarca desde la atención temprana en la población infantil hasta la edad adolescente, adulta y en la tercera edad; centrándose en la reeducación de los trastornos relacionados ya sean innatos o adquiridos, interviniendo así en todas las etapas de la vida en las que se puedan presentar alteraciones en el lenguaje y/o comunicación.

Dentro de los trastornos de la voz que pueden requerir tratamiento logopédico se encuentran las disfonías, que son alteraciones de origen orgánico o funcional que pueden afectar al timbre, la intensidad, la extensión y la duración de la voz. Estas alteraciones pueden afectar tanto a niños como a adultos y suelen ser bastante comunes, sobre todo en ciertas profesiones.

En cuanto a las dificultades en el habla, éstas engloban cualquier dificultad en la articulación de los sonidos, como las dislalias en niños, la disartria tras una lesión neurológica; o la tartamudez, relacionada con la fluidez del habla.

A continuación el área del lenguaje, donde nos referimos a la representación simbólica y en concreto a los siguientes aspectos lingüísticos: fonológicos, sintácticos, semánticos, de comprensión o de expresión del lenguaje, que pueden verse afectados en el proceso de adquisición del lenguaje, tras una lesión neurológica o cuando hay dificultades de audición. También es función del logopeda la evaluación, el diagnóstico y la rehabilitación de los trastornos de la lectoescritura, de los cuales el más conocido es la dislexia.

En el bilingüismo el logopeda juega también un papel importante, como puede ser en el asesoramiento a padres, al diagnosticar y tratar posibles alteraciones en la adquisición del lenguaje o de determinados sonidos, o en la reducción de acento en adultos que adquieren una segunda lengua.

En el ámbito de la comunicación se suelen incluir las dificultades de tipo pragmático, en el uso del lenguaje, que pueden tener los niños que se encuentran dentro del espectro autista por ejemplo.

Los logopedas también se ocupan de la valoración y el tratamiento de los problemas de deglución, el proceso de tragar alimentos. Desde la deglución atípica en niños hasta la disfagia en personas que por cualquier causa han sufrido un daño neurológico que les dificulta la deglución de líquidos o sólidos. Relacionado con este aspecto fisiológico, la Terapia Miofuncional se ocupa de la evaluación, diagnóstico, prevención y rehabilitación de trastornos que afectan a las funciones orofaciales, como son la respiración, succión, masticación y deglución.

No hay que olvidar que en todo caso hay una persona implicada, por lo que debemos tomar en consideración y reunir aportaciones de otros profesionales, como audiólogos, pediatras, neurólogos, psicólogos, pedagogos, psicolingüistas, profesores, oftalmólogos, dentistas, etc.

Por supuesto también es esencial un diálogo constructivo con la familia y el entorno de la persona, ya que es donde ésta va a pasar la mayor parte del tiempo y es necesario que sienta que puede desenvolverse de forma efectiva en sus actividades de la vida diaria.

La comunicación es el pilar fundamental para cualquier actividad del ser humano; es el medio que posibilita la relación con las personas de nuestro entorno y que nos permite compartir ideas y sentimientos dentro de nuestro ámbito social y cultural.

La comunicación humana integra todas las funciones cerebrales superiores asociadas a la comprensión y expresión del lenguaje verbal, oral, escrito y leído, así como todas las formas de comunicación no verbal. Es uno de los aspectos más complejos y elaborados de las funciones superiores. El lenguaje y el habla implican funciones auditivas, visuales, cognitivas, orofaciales, respiratorias, deglutorias, vocales y tubáricas. Las alteraciones de algunas o más de estas provocarán diferentes disfunciones o trastornos en la comunicación.

Por todo esto, el logopeda es el profesional profesional de la salud que se dedica a la prevención, detección, educación, evaluación, diagnóstico, tratamiento, rehabilitación, habilitación, pronóstico y asesoramiento y orientación de las áreas de la comunicación humana y sus alteraciones.

Los tratamientos de logopedia tienen como objetivo mejorar la funcionalidad en la comunicación y la calidad de vida del paciente para que consigan las estrategias y habilidades necesarias para comunicarse y para ser lo más autónomo posible.

Cristina Garcia Martinez, logopeda del IVANN.